Escribo porque no me puedo tragar las palabras y a veces son demasiado pesadas para el viento.

viernes, 2 de enero de 2015

Simple conversación.

Está bien, está bien, veamos...
Ustedes están ahí, obviamente.
Saben por qué están ahí.
Yo también creo saberlo.
¿No se les ha ocurrido tomar vacaciones?
...
Está bien, entiendo.
Pero es que soy feliz sin lo que ustedes me brindan.
Si me entienden, ¿no?
Mierda, me están matando. ¿Lo saben?
¿Porqué le hacen esto a las personas?
...
Yo no puedo andar tonteando por la vida por culpa de ustedes.
Está bien, resolvamos esto como adultos. Ustedes lo son, ¿verdad?
...
Joder, no son adultas. Debí haberlo notado en aquel cruce de miradas.
Bien. ¿Qué les parece lo de las vacaciones?
...
Prometo que algún día, algún día... espero que muy lejos... vuelvan a visitarme.
...
Lo sé, lo sé, pero tranquilas, ambos estaremos bien.
Entiendan que... ¿qué? ... Coñ* ¡dejen de hacer eso!
No quiero a sujetos en mi mente... Es que, ensucian...
¿Nos vamos entendiendo?
...
¡Bieeeeen!

Para finalizar les voy a decir que merecen una pradera más bonita.
¡A volar amiguitas!


No hay comentarios:

Publicar un comentario