Escribo porque no me puedo tragar las palabras y a veces son demasiado pesadas para el viento.

martes, 19 de mayo de 2015

Fenómenos naturales.

Y así pasaba mi tarde, sentada sobre sus abdominales admirando el más hermoso atardecer, ese panorama de tu rostro sudado, con la respiración agitada y la satisfacción posada en sus ojos... 

Nunca había visto a nadie más ser hombre como lo haces tú, tú haces, me haces, nos haces entrar y salir del mundo. Me encantó ver las estrellas junto a tí la última vez. ¿Recuerdas? Y cuando bailamos sobre la luna... Cuando vimos al sol saludar a la tierra y luego despedirse, ese día que escuchabas a los pájaros cantar y yo cantaba con ellos gritando tu nombre junto al va y ven de mi cuerpo que se movía al ritmo de cada melodía que salía de mi boca. No era cosa de éste mundo. En el infinito cada cosa es distinta, cada planeta es una aventura, una sensación única. Ésta noche quiero que vayamos a Marte. Cantemos, bailemos y entremos cada vez que quieras. Te quiero. Escucha el viento soplar a través de mis labios, siente la lluvia, entremos. 

Siempre me gusta recorrer las maravillas del planeta junto a tí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario