Escribo porque no me puedo tragar las palabras y a veces son demasiado pesadas para el viento.

viernes, 11 de septiembre de 2015

Deseo divino.

Te me antojas como café cada mañana
Ansío rozar tus labios con los míos mientras vuelan melodías en nuestra cama. 

Quiero tus abrazos a todas horas y sin importar por qué, porque te me antojas los domingos, con poca ropa y con muchas risas y sonrisas... Quiero tu mano izquierda con mi derecha fundidas entre amaneceres y atardeceres, tu ojos también... Que se pierdan en los míos y sólo en ellos, saliendo yo en su búsqueda con mis labios, entrando ambos en la mística sensación de nuestras almas volviéndose una sola. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario